Durante la Segunda

Mitad del siglo XX la reaprecicion de las características estructurales y estéticas de la madera y de las casas tradicionales construida con troncos de madera o con armazones prefabricados de madera. El resultado ha sido un auge notable en la construcción de casas de madera desde principios de la década del 70, incentivado por los arquitectos posmodernistas y alimentado por la demanda de los consumidores.