Para Arquitectos


Contemporáneos la mayor atracción de una construcción en madera reside en la posibilidad de explorar la versatilidad de un material orgánico en lugar de uno sintético o fabricado por el hombre. Para el propietario el verdadero atractivo de vivir en una casa de madera es mucho más profundo que lo anteriormente mencionado, simboliza un autentico resurgimiento donde los métodos tradicionales y la normas de artesanía se funden y entremezclan en total armonía con la naturaleza, en lugar de sencillamente aprovecharla y beneficiarse de ella