Hacia el nuevo concepto del hábitat en el s.XXI

Poco a poco nuestra asociación de las casas prefabricadas con cabañas se ha ido diluyendo. Hoy por hoy, estas estructuras efímeras tienen un diseño similar al de las casas convencionales, incluso las hay con un diseño minimalista tal que bien cuesta diferenciar unas de otras. Aunque generalmente este tipo de construcciones se realizan en madera cada vez son más las novedades en el tipo de materiales utilizados que causan sensación en el mundo de la arquitectura.

Si tuviéramos que justificar el optar por este tipo de construcciones más allá de la estética, probablemente nos centraríamos en dos aspectos: el económico y el ecológico. Estas construcciones son más asequibles que las casas de construcción convencional, por lo tanto si queremos una casa tipo chalet con un amplio jardín, siempre va a ser la opción más económico y más rápida, pues su instalación solo requiere los meses de cimentación en el subsuelo. Además, el optar por la madera como elemento principal potencia las de por si propiedades ecológicas de este tipo de casas tanto por sus potencialidades de ahorro energético como por el ahorro energético y contaminante en su construcción. Y es que la madera es un material fácilmente reciclable, capaz de absorber el CO2 y de bajo consumo energético tanto en su obtención como en el trabajo con él. Todas estas justificaciones parecen estar reñidas con el diseño, pero nada más lejos de la realidad.

Joaquín Torres, el arquitecto de moda que ha diseñado las casas de las celebrities en la villa de oro de Madrid, ha entendido perfectamente el potencial comercial y sostenible de estas casas. Así, su último proyecto quiere introducir el low cost en la arquitectura mediante este concepto de estructuras efímeras. El proyecto de A-Cero de facilitar casas de hormigón y acero, de lujo y a bajo precio, gracias al concepto de casa prefabricado ampliado como construcción modular, ha facilitado la popularización de este tipo de construcciones. Y el arquitecto de los famosos no es el único que ha sabido verlo, si bien es cierto que es quien ha revalorizado y popularizado el concepto. Empresas madereras con grandes proyectos urbanistas de toda índole, como Incofusta, han apostado por no temer compatibilizar el diseño con la tradición maderera. Y la combinación ha sicdo certera: diseño, bajo precio y sostenibilidad, llevan a una sinergia positiva que nos adentra en regenerado concepto del hábitat en el s.XXI.